Las relaciones son de a dos o no son

Una vez charlando con mi hermano me dijo “Las relaciones son de a dos o no son”. Y ahí comencé a reflexionar.

Cuando salimos del colegio, con mis compañeras (ocho contándome a mi) nos dimos cuenta cuan amigas eramos en verdad. Durante los cinco años que duró el secundario, estuvimos en el mismo colegio, sentadas en el mismo lado del aula, codeándonos con el respeto, para mantener nuestras ocho horas de convivencia saludable. Pero al egresar, ya no tuvimos que fingir ni actuar. cada cual siguió su camino y así decantaron las relaciones de amistad. Varias vieron sus amistades de secundaria caer como castillo de arena derrumbada por un nene enojado en la playa. Se frustraron durante un tiempo hasta entender que esa era la verdad, la cruel verdad.

Así fue como fuimos entendiendo a medida que pasábamos a la adultez que las relaciones son de a dos o no son. Uno puede amar, odiar, querer, necesitar a otra persona y decirlo. Pero no puede forzar al otro a sentir lo mismo. Uno tiene que actuar respecto dicte su propio corazón o conciencia y así lograr un sentimiento recíproco.

Solo podemos forjar relaciones con quienes elijan en pleno uso de su libertad tener una relación con nosotros. De amistad, amor, de trabajo, familiar, etc. Lo mismo, sin embargo, no implica que no haya que cuidar y trabajar en las relaciones humanas. Aún nuestros padres o hijos, necesitan, más allá del lazo implícito, que nos digan y que les digan que nos quieren o los queremos.Imagen

Advertisements

One thought on “Las relaciones son de a dos o no son

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s